Trencada  

Cabaña en Camarles

En el marco del Delta del Ebro, en Camarles, hay una montaña, como dicen allí, que tiene una superficie de casi 4 hectáreas y que representa un espacio ideal para poner una cabaña. La idea es fabricar la ligera, con madera y material que podamos comprar a los industriales de la zona. El uso, variado. Se debe poder dormir, pero también tiene que ser una sala de juegos aislada de la casa principal. Es un espacio de 12 m2, no tiene baño ni cocina, sólo un porche y una habitación.

 

 

 

Es un modelo de vivienda autoconstruible. Madera, chapa y pintura. Con cimientos de hormigón colocados sobre el terreno con el suficiente peso para que el viento de la zona no se lleve la casa en los días que sopla con más fuerza. Están retirados para que no se vea el contacto con el terreno y cree el efecto visual de una casa ligera, volando.

Recursos energéticos pocos. La finca no tiene electricidad y el agua es de pozo. Quien quiera iluminación o agua potable deberá ir a la casa principal.

El diseño de la cabaña no es integradora con el entorno. Busca una estética que del la sensación de estar aparte, aislado; con un tejado totalmente infantil, naif y unos acabados poco mediterráneos.

Las medidas son justas para poder elevarla y trasladarla a otro lugar, sin que ello signifique desmontar nada. Con un camión y una pluma la moveremos.

 
Materiales: madera, chapa metálica.
Cimientos: hormigón
Superficie: 12 m2
Presupuesto: 4500 euros